Aspectos Básicos del Síndrome de Apnea Obstructiva al Dormir

La apnea obstructiva del sueño es un desorden en el cual la respiración es interrumpida por algunas segundos de manera repetitiva durante el dormir. “Apnea” se refiere a una pausa respiratoria dura al menos 10 segundos. La apnea obstructiva ocurre cuando los músculos de la faringe se relajan y no pueden mantener la vía aérea abierta a pesar de los esfuerzos que se hagan para respirar.

Otra forma de apnea del sueño es la apnea central, en la cual el cerebro falla en controlar la respiración durante el dormir. La apnea obstructiva es mucho más común que la apnea central.

Factores de Riesgo

Hay ciertos factores que incrementan el riesgo de padecer SAOS, incluyendo:

  1. Sexo masculino
  2. Edad (ser mayor de 40 años)
  3. Tener una vía aérea pequeña (por una lengua grande, hipertrofia de amígdalas a una úvula grande)
  4. Tener sobrepeso/obesidad
  5. Tener una mandíbula pequeña
  6. Tener una mordida muy posterior
  7. Tener un cuello ancho (más de 17 pulgadas en el hombre y 16 en la mujer)
  8. Fumar
  9. Tomar alcohol o utilizar medicamentos relajantes/tranquilizantes
  10. Que un familiar la haya padecido

Factores de riesgo

El ronquido cotidiano es un frecuente indicador de SAOS; el ronquido es típicamente ruidoso, con pausas intermitentes de episodios de silencio (apneas), después de las cuales se escucha un ronquido muy fuerte y explosivo de varias respiraciones antes de que ocurra un episodio de apnea.

Los síntomas son tan viables y la mayoría de las veces no se relacionan con la intensidad de las apneas.

Un paciente con apnea puede presentar:

  1. Dolor de cabeza al despertar
  2. Sensación de sueño no reparador
  3. Somnolencia en el día (más común por la tarea o en las primeras horas de la noche; los pacientes pueden quedarse dormidos fácilmente manejado, leyendo o viendo TV.)
  4. Irritabilidad emocional
  5. Deterioro de la memoria
  6. Falta de concentración
  7. Disminución del deseo sexual
  8. Sudoración
  9. Agruras o reflujo
  10. Ronquido habitual
  11. Concilia muy rápido el sueño
  12. Pausas en la respiración observadas por la pareja o algún familiar
  13. Ruidos extraños al respirar como quejido o sensación de ahogo.
  14. Orinar durante la noche
  15. Despertares frecuentes

La apnea del sueño causa sueño fragmentado y bajos niveles de oxígeno en la sangre, esta combinación puede llevar a hipertensión, enfermedad cardiaca y problemas del estado de animo y de memorias. Además, incrementa el riesgo de manejar somnoliento. Los pacientes con SAOS frecuentemente son obesos y están predispuestos a ganar peso.
Un buen interrogatorio clínico junto con la exploración física pueden ser orientadores. Algunas veces se utilizan cuestionarios sencillos que evalúan algunos síntomas y la somnolencia diurna para establecer la probabilidad de padecer apnea del sueño. La mejor forma de diagnosticar es realizar un examen del dormir, mediante un estudio llamado polisomnografía, que consiste en colocar varios sensores al paciente típicamente en un hospital, durante una noche para evaluar sus ondas cerebrales, su ritmo cardiaco, el nivel de oxígeno en su sangre, su actividad muscular, los movimientos de sus ojos, entre otros parámetros, para determinar si existen apneas. Actualmente hay disponibles métodos más sencillos, portátiles, que se realizan en el domicilio del paciente y son altamente confiables (poligrafía).
El tratamiento del ronquido y/o de la apnea del sueño dependerá de la gravedad y debe ser individualizado. Incluye siempre medidas generales como motivar al paciente para alcanzar su peso ideal; evitar el uso de sedantes, tabaco y alcohol que promueven mayor relajación de la vía aérea; y tratar oportunamente resfriados y alergias. En los pacientes que se demuestra la relación del trastorno con dormir boca arriba, se recomienda siempre que duerman en decúbito lateral (de lado). Se han probado algunos medicamentos, desafortunadamente sin éxito.
El CPAP (Presión positiva continua en la vía aérea) es la primera opción terapéutica y el tratamiento de elección de todo paciente con síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS) en grado moderado y grave. Es un equipo que se coloca junto a la cama del paciente y suministra suavemente aire a presión a través de mascarilla o un sistema de almohadillas nasales. Esta presión funciona como «férula neumática» que hace que las vías respiratorias superiores se mantengan abiertas y ayuda a impedir que ocurran apneas. Miles de pacientes experimentan rápidamente sus beneficios inclusive después de su primera noche de sueño.
El término CPAP automático o inteligente aplica para las máquinas de CPAP que tienen un ajuste automático de las presiones de tratamiento durante el sueño. La presión requerida para mantener una vía aérea abierta es ajustada durante la noche de acuerdo a los cambios de flujo de aire o al esfuerzo ventilatorio del paciente.
El dispositivo binivel es una máquina de CPAP que permite ajustes independientes de presiones inspiratoria (IPAP) y espiratoria (EPAP) para que el paciente espire contra una presión más baja que la que se requiere para abrir la vía aérea superior. Se ha sugerido que el cumplimento con el tratamiento puede mejorar en algunos pacientes en comparación con el CPAP. Se utiliza en pacientes con Síndrome Hipoventilación-Obesidad, EPOC, presiones de CPAP superiores a 20 cmH2O.
El ventilador Servoadaptativo esta diseñado específicamente para tratar la apnea central o apneas complejas del sueño. Mejora la arquitectura del sueño y mejora la calidad de vida de los pacientes con apneas centrales. Se adapta a las necesidades ventilatorias del paciente en base a un patrón respiración-por-respiración y automáticamente calcula una ventilación objetivo. Se utiliza en pacientes que padecen Insuficiencia cardiaca y respiración periódica de Cheyne Strokes.