APNEA

El tratamiento del ronquido y/o de la apnea de sueño dependerá de la gravedad y debe ser individualizado. Incluye siempre medidas generales como motivar al paciente a alcanzar su peso ideal; evitar el uso de sedantes, tabaco y alcohol que promueven mayor relajación de la via aérea; y tratar oportunamente resfriados y alergias. En los pacientes que se demuestra la relación del trastorno con dormir boca arriba, se recomienda siempre que duerman en decúbito lateral (de lado).

Se han probado algunos medicamentos, desafortunadamente sin éxito.

En pacientes con solo ronquido o un trastorno de apnea leve o moderado, sin comorbilidades, se recomienda el uso de dispositivos orales de avance mandibular (DAM). Estos son aparatos diseñados por un especialista (ortodoncista) que se utilizan como guardas para dormir, que avanzan unos milímetros la mandibula permitiendo una mayor area para el paso del aire en la faringe.

Para pacientes con trastorno moderado o grave el tratamiento estándar es el equipo de CPAP (presión positiva continua en la via aérea), que es una maquina conectada a través de una manguera a una máscara colocada en la nariz y/o boca del paciente, que mediante presión positiva mantiene abierta la via aérea evitando que el paciente ronque y deje de respirar.
Los pacientes con falta de oxigeno en el dia requerirán uso de oxigeno suplementario.

Algunos pacientes pueden ser candidatos a tratamiento quirúrgico, pero deben ser cuidadosamente seleccionados.