Otros

NARCOLEPSIA.

En la clasificación actual de los trastornos del sueño la narcolepsia se divide en 2 tipos, el primero llamado Síndrome de Deficiencia de Hipocretinas o Narcolepsia-Cataplexia o Narcolepsia con Cataplexía o simplemente Narcolepsia tipo I, enfermedad fascinante para los médicos y desesperante para los pacientes, que frecuentemente inicia durante la segunda década de la vida y donde los enfermos se quejan de somnolencia excesiva en lugares y situaciones inapropiadas que los obligan a dormir prácticamente en cualquier lugar, mientras que el sueño nocturno está generalmente fragmentado. Además de los episodios de sueño incontrolable aparecen episodios de pérdida súbita, transitoria y bilateral del tono muscular, de breve duración no mayor a un par de minutos, generalmente desencadenados por emociones positivas intensas como la risa y que no se acompaña de disminución del estado de alerta, estos episodios se denominan cataplexias y su presencia es indispensable para establecer el diagnóstico, también pueden aparecer síntomas de intrusión de sueño de movimientos oculares rápidos ( sMOR) como parálisis del sueño y alucinaciones (sueños) cuando apenas el paciente se va a dormir. El diagnóstico se lleva a cabo mediante un estudio complejo denominado prueba de latencia múltiple del dormir y una vez establecido el diagnóstico se puede realizar la medición de hipocretina-1 en líquido cefalorraquídeo, lo que confirmará el tipo, pero el estudio no es indispensable para el diagnóstico.
En la Narcolepsia tipo 2, no hay historia de cataplexia pese a haber hecho un interrogatorio exhaustivo o puede ser que existan episodios de cataplexia, pero que no haya deficiencia de Hipocretina-1 en cuyo caso se considerara tipo 2, cuando no hay medición disponible de la Hipocretina se considerará también tipo 2.

 

TRASTORNO DE PIERNAS INQUIETAS

El trastorno de las piernas inquietas se caracteriza por una sensación desagradable e imperiosa de mover las piernas, que aparece generalmente por la tarde o la noche, siempre cuando el paciente está en reposo, sensación que se mejora con el movimiento. Obviamente la intensidad de la sensación impide conciliar el sueño y como consecuencia el paciente se quejara de fatiga y exceso de sueño durante el día. La causa no se conoce, pero se ha relacionado con factores hereditarios y con trastornos del metabolismo del hierro, como pueden ser desde el embarazo, la insuficiencia Renal Crónica y la inmovilidad prolongada. El diagnóstico se hace a través de la historia clínica y el diagnóstico diferencial incluye a la insuficiencia venosa profunda, las poli neuropatías y los calambres nocturnos.

El tratamiento si el trastorno es debido a falta de hierro consiste en suplemento del metal y en caso de no existir la deficiencia de hierro se cuenta con una gran gama de medicamentos que han mostrado beneficio en el control de la sintomatología.