Estudio de sueño simplificado

Consiste en colocarse una cánula nasal en el paciente, las cuales permiten registrar el flujo de aire y resistencia a la entrada del mismo con cada respiración, además de un sensor en el dedo del paciente que mide pulso y oxigeno, analizando toda la información registrada para saber si un paciente ronca o tiene apneas.

Recomendable en pacientes que tienen alta probabilidad de padecer apnea de sueno.